Otra manera de disfrutar de la playa: los Caminos de Ronda

Que el verano haya llegado a su fin no quiere decir que tengamos que olvidarnos de pasar grandes días de playa. Hay miles de maneras para seguir disfrutando de ellas, como puede ser ir a sacar fotos, leer un libro en la arena, volar una cometa, e incluso darse un baño.

Por eso, hoy traemos una idea genial para este otoño, y es que pasear por la playa durante esta estación es uno de los mayores placeres del mundo: calas desiertas, temperatura perfecta y vistas increíbles.

No hace falta irse muy lejos para contemplar la belleza de las playas, y menos si lo hacemos mientras recorremos los mejores Caminos de Ronda alrededor de la Costa Brava: rutas que bordean la costa, ideales para disfrutar de un día en la mejor compañía.

Aquí van algunos de los mejores ejemplos.

1. Port de la Selva-Llança: 8,8 kilómetros en un agradable paseo desde Port de la Selva hasta Llança. Unas dos horas sin dejar de contemplar lo mejor de la costa, sus playas y sus calas sin demasiada dificultad. El punto de inicio de esta ruta se encuentra en Port de la Selva, y solo hay que seguir la línea de la costa para llegar hasta el destino. Un camino perfecto para pasear, que pasa de ser un camino suave y agradable al inicio a volverse más salvaje conforme llegamos a Llança, un pueblo con mucha historia marinera. El final del camino concluye en el antiguo islote del Castellar. Antiguamente, este formaba parte de Llança, pero con los años se ha separado como consecuencia de la erosión y los movimientos de la Tierra.

 

 

 

 

 

 

2. Cadaqués-Portlligat-Cap de Creus: Un tramo salvaje y virgen, de unos 10 kilómetros, que esconde calas mágicas y recónditas. Una ruta que comienza en el icónico pueblo de Cadaqués, concretamente en Portlligat, donde se encuentra la antigua casa de Dalí, que actualmente se puede visitar y que merece mucho la pena hacerlo. Desde aquí se parte hasta el punto más oriental de la Península, el Cabo de Creus, donde se encuentra uno de los faros más antiguos de toda Cataluña, desde donde se pueden contemplar unas de las mejores vistas de la Costa Brava. Unas 5 horas de paseo en las que disfrutarás de una caminata inigualable, donde la presencia de los matorrales mediterráneos y las calas de aguas cristalinas, hacen de este paisaje el preferido de muchos.

 

 

 

 

 

 

3. Playa de Pals-Aiguafreda-Sa Tuna en Begur: Un tramo muy sencillo de no más de 5 kilómetros. 50 minutos en los que se combinan escalinatas y carreteras de asfalto hasta llegar a las mejores calas de Begur. Un camino apto para todo el mundo, que te sorprenderá por la belleza de las calas que encontrarás mientras caminas. Lo primero que verás será Cala Moreta y seguidamente la playa de Sa Riera. Tras andar unos metros, podrás llegar hasta Aiguafreda para terminar en Sa Tuna. Lugares de agua trasparente, rodeados de pinos, perfectos para realizar deportes acuáticos como kayak, buceo o snorkel.

 

 

 

 

 

 

4. Playa de Aro-St. Antoni de Calonge-Palamós: 4 horas de camino es aproximadamente lo que cuesta los 8,5 kilómetros que hay entre estos diferentes puntos. El inicio de la caminata, desde Playa de Aro hasta Sant Antoni, transcurre por la acera de una carretera. Será entonces cuando podrás descubrir la belleza de las diferentes calas como Cala Rovira, Sa Cova, Cala Belladona… entre otras muchas más. Justo antes de llegar a Sant Antoni de Calonge encontrarás la Torre Valentina que te servirá como punto de referencia para llegar hasta la playa grande de Palamós, punto final de esta ruta.

 

 

 

 

 

 

5. S’Agaró playa de Sant Pol-Playa de Aro: 6,5 kilómetros en una hora por lugares con un encanto muy especial, como el de Sant Pol, conocido por sus cambiadores de colores que nos trasladan al pasado y a los primeros baños en el agua de hace décadas. Cala Pedrosa también te dejará con la boca abierta, y a medio camino, podrás disfrutar de las maravillosas vistas al Mediterráneo desde el mirador de los Esculls de la Font. Un camino ideal para hacer en familia, debido a su anchura y a sus buenas condiciones, repleto de una vegetación y paisajes únicos.

 

 

 

 

 

 

¿Qué te ha parecido esta manera diferente de disfrutar de nuestras playas?  Si tienes alguna ruta alternativa, no dudes en compartirla con nosotros. Estaremos muy contentos de seguir descubriendo nuevos caminos.

Volver al Blog