blog

Sin coral no hay vida

Sin coral no hay vida

El coral. No es una planta ni una roca, es un animal marino del que sin duda todo el mundo ha oído hablar. Pero, ¿por qué?, ¿qué pasa con él? La explicación breve es que la extinción de los arrecifes de coral comportaría según muchos estudios el fin de la vida en el mar, y si no hacemos nada para impedirlo, esta podría hacerse realidad en poco más de 30 años. La explicación larga empieza a continuación.

Los corales marinos son animales pertenecientes al filo Cnidaria (como las medusas y las anémonas) y mayoritariamente se agrupan en colonias. Estos animales secretan carbonato de calcio, una sustancia que forma rocas, por lo que cuando se forman colonias de corales se crean estructuras con forma de barrera, a las que llamamos arrecifes de coral. Estos arrecifes, no solo sirven como protección para muchos ecosistemas, sino que también son el hábitat del 25% de todas las especies marinas conocidas. Para que los corales puedan sobrevivir y “construir” las barreras, necesitan unos nutrientes que consiguen a través de las zooxantelas, unas algas que realizan la fotosíntesis, por lo que solo viven en zonas a las que llega la luz solar. Es por eso que las barreras de coral se forman en lugares relativamente cercanos a la costa.

La Gran Barrera de Coral se encuentra al noreste de Australia y, con 2600 km de longitud y un área de 344.400 km², es el arrecife de coral más grande del mundo. Actualmente, esta barrera se ve amenazada por muchos factores, pero el principal es la baja calidad del agua, que se detectó por primera vez como amenaza hace más de 30 años, durante los cuales hemos perdido el 50% de los arrecifes. Otras amenazas son, por ejemplo, el aumento de temperatura como consecuencia del calentamiento global (que es la causa principal del blanqueamiento de coral), la pesca o la contaminación. ¿A qué nos suena todo esto? A la huella que deja el ser humano en el planeta. Dicho de otra manera, nuestros actos serían la principal causa de la extinción de los arrecifes de coral, de cuya vida dependen directa o indirectamente todas las especies marinas conocidas, con lo que nos convertiríamos en los causantes del fin de la vida en el mar.

Por si el impacto de la desaparición del coral en la naturaleza no fuera suficiente, ¿qué tan importantes son los arrecifes de coral en nuestro día a día?

  • Son vitales para muchas especies marinas que proporcionan alimento y trabajo a más de 500 millones de personas, incluyendo algunas poblaciones de pequeñas islas, que no podrían sobrevivir sin ellos.
  • Son de especial importancia para la investigación médica, ya que se ha confirmado que es 300 veces más probable la creación de nuevos medicamentos con estos ecosistemas que con los terrestres.
  • El beneficio monetario que se saca gracias al coral equivale a más de 250 millones de euros anuales.
  • Sin los arrecifes, el turismo costero caería un 9% a nivel mundial.
  • Las barreras de coral protegen a más de 200 millones de personas de desastres naturales, ya que mitigan el 97% de la fuerza de las olas.

Los daños que causaría la extinción de los corales son demasiados como para ser enumerados en este artículo, pero solo con el hecho de saber que son la razón por la que la vida marina, e incluso la vida humana tal y como la conocemos, subsiste, deberíamos dar a la vida de este animal la importancia que merece. La salvación de los arrecifes de coral es una iniciativa que se viralizó hace años bajo el hashtag #savethereef, y a la que todos deberíamos sumarnos modificando nuestros actos diarios, para disminuir tanto como podamos nuestra huella en el planeta.

Volver al Blog