Las bodegas bajo el agua

Las bodegas bajo el agua

A lo largo de la historia el ser humano ha encontrado multitud de botellas en las aguas de los mares y océanos, que acabaron ahí como consecuencia de los naufragios de muchos barcos. A partir de aquí, se descubrió que estos vinos se conservaban en las mejores condiciones a pesar del paso del tiempo.

Este hecho hizo ver que las cualidades organolépticas que se tienen tan en cuenta a la hora de catar un vino permanecían intactas gracias a la influencia del mar en ellos y que el envejecimiento de las botellas en este medio podría servir como una nueva forma de maduración para los productores de vino.

A partir de entonces, son numerosas las personas y empresas que utilizan el mar cómo medio para hacer envejecer a sus vinos. Una forma respetuosa con el medio ambiente que ofrece las condiciones perfectas que necesita un vino.

Gracias a la presión marina y la temperatura de las aguas de los mares que suelen mantenerse constantes y a otros elementos como la salinidad, la inexistencia de ruido y luz o el propio movimiento de las olas, el mar se ha convertido en un gran aliado para conservar los vinos.

Además, todos los vinos que se maduran en estas condiciones presentan unas características muy similares con sabores muy suaves y con una gran intensidad aromática que te transporta a lo más profundo de los mares.

Sin embargo, hay que tener en cuenta unos aspectos claves para la correcta maduración, y es que estos vinos no pueden ser depositados a una profundidad superior a los 20 metros, ya que esto dificultaría la logística e incluso podría acabar con la producción.

Y es que este tipo de vinos se está convirtiendo en auténticos tesoros escondidos en las profundidades de los mares. Una manera muy curiosa y respetuosa con el medio ambiente que invita a las personas a iniciar una gran aventura como si se tratara de la propia novela de Moby Dick.

Pero esto no acaba aquí. Para dar más protagonismo a esta manera diferente de conservar los vinos, muchas empresas están invitando a los usuarios a vivir experiencias inolvidables bajo el agua mientras exploran los fondos marinos para encontrar sus botellas.

Toda una expedición donde los tesoros van servidos en botellas y donde la curiosidad y la naturaleza están más que presentes. ¿Qué os parecería que Blanc Pescador se sumara a esta nueva aventura?

Volver al Blog