Los microplásticos: una realidad que no vemos pero está ahí

La contaminación en nuestros océanos es cada vez más inmensa y la falta de conciencia sigue siendo un gran problema.

La principal causa de peligro en la extinción de numerosas especies marinas son los residuos que lanzamos a las aguas, la mayoría de ellos, plásticos, y entre ello,s unos casi imperceptibles conocidos como microplásticos.

Los microplásticos son piezas muy pequeñas de plástico que se encuentran en el fondo del mar y que consumen muchas de las especies que ahí habitan.

Estos fragmentos, al ser de un tamaño tan reducido, son muy difíciles de eliminar y por lo tanto mucho más complicados de combatir.

Numerosos estudios ya han confirmado que estos elementos los podríamos estar consumiendo los propios humanos, ya que se pueden encontrar en el agua potable que bebemos a diario, en los bricks de leche, en la ropa que llevamos e incluso podemos llegarlos a inhalar a través del aire.

Cabe decir además que el Mar Mediterráneo es uno de los mares más contaminados y con mayor densidad de microplásticos del planeta, lo que supone mayor riesgo tanto para nosotros como para las especies que lo habitan.

Al parecer no tener suficiente conciencia de lo graves que son los microplásticos para la evolución de las especies de las aguas marinas, puede que al conocer lo peligrosos que pueden resultar a ser para los productos que consumimos los seres humanos se reduzcan las cantidades de residuos que lanzamos a los océanos. Si se llegara a conseguir la sustitución total de estos materiales, las aguas dejarían de tener un alto nivel de contaminación, muchas especies dejarían de estar en peligro de extinción y contribuiríamos a recuperar la belleza natural de muchos paisajes.

Los microplásticos, al ser de un tamaño tan reducido, los sistemas de filtración no pueden llegar a frenarlos y por esa razón invaden no solo los océanos, sino los ríos, lagos y demás vertientes. También, los ingieren todo tipo de especies marinas además de las aves y demás animales. Esto provoca que vaya deteriorando a las especies y que por esa razón muchas estén en peligro de desaparecer.

Es vital que tengamos en cuenta a estos materiales, ya que todo en este planeta forma parte de un ciclo. Si contaminamos las aguas con estos plásticos, no solo estamos perjudicando a los que habitan en ellas, sino que nos estamos contaminando a nosotros mismos porque el mar es una fuente vital para toda la Tierra.

Ya son muchos los países que están luchando para reducir al mínimo los productos de plástico y evitar que el planeta se contamine todavía más de lo que está, pero aún quedan muchos kilómetros por recorrer.

Demostremos nuestro #AmorAlMar y tomemos conciencia de lo peligroso que resulta lanzar nuestros desperdicios, sobre todo plásticos, en los océanos.

Recuerda que nuestras acciones, por pequeñas que parezcan, podrán llegar a contribuir positivamente o negativamente con todo el planeta.

Volver al Blog